Hemorragia Obstétrica

La hemorragia obstétrica se define como el sangrado que ocurre a partir de las 24 semanas de gestación y antes del parto, así como a la pérdida de 500 ml posterior a un parto vaginal o más de 1000 ml posterior a una cesárea. La hemorragia puede ser hacia el interior (cavidad peritoneal) o al exterior (a través de los genitales externos). Actualmente, se considera hemorragia masiva cuando una paciente requiere la reposición de 10 o más paquetes globulares para su manejo en un término de 24 horas.

Es importante señalar que además de la muerte materna, la hemorragia obstétrica genera secuelas como el síndrome de distress respiratorio, coagulopatía, choque hipovolémico y pérdida de la fertilidad.

Tipos

De acuerdo al momento en que se presenta la hemorragia obstétrica se puede clasificar en hemorragia anteparto (HAP) y hemorragia posparto (HPP).

En el HAP se presentan en el desprendimiento de placenta, en la ruptura uterina y en la vasa previa, así como por traumatismo cérvico-vaginal, retención de restos ovulares, inversión uterina, endomiometritis o por dehiscencia de la histerorrafia.

Las tres causas más frecuentes de HPP son: Atonía uterina (50-60%), placenta retenida, restos placentarios (20-30%), laceraciones cervicales y/o vaginales (10%). Todos ellos representan aproximadamente el 95% de todas las causas de HPP. De acuerdo a Herschderfer un 60% de todas las muertes maternas ocurren en el periodo postparto y un 45% en las primeras 24 horas.

Factores de Riesgo

Factores de Riesgo de la HAP 

  • Placenta previa: Edad Materna mayor a 35 años, multiparidad, cicatrices uterinas previas (legrado, aspiración manual endouterina, miomectomia, cesáreas), tabaquismo.
  • Desprendimiento prematuro de placenta normoinserta (DPPNI): Uso de cocaína, sobre-distensión uterina, enfermedades hipertensivas, colagenopatías, antecedente de DPPNI, trauma abdominal, trombofilias.
  • Rotura Uterina: Antecedente de cicatrices uterinas, uso iatrogénico de oxitócicos, parto prolongado, malformaciones, infecciones y adenomiosis uterinas.

Factores de Riesgo de la HPP 

 

  • Los factores de riesgo por Atonía Uterina son: sobre distensión uterina por gestación múltiple, hidramnios o macrosomía fetal, agotamiento muscular por parto prolongado, rápido y/o gran multiparidad; y corioamnionitis por rotura prematura de membrana. Se caracteriza por la incapacidad del útero para contraerse y mantener la contracción durante el puerperio inmediato.
  • Retención Placentaria: Si luego del manejo activo del alumbramiento y realizar la tracción controlada del cordón, la placenta permanece retenida después de 30 minutos, se establece el diagnóstico de placenta retenida. El primer paso en el manejo de esta patología es la inyección venosa intraumbilical de occitocina: 10-20 U diluidas en 20 ml de solución fisiológica.
  • Traumatismo del Canal del Parto: Asociado a un parto instrumentado, a la presencia de un feto macrosómico, a un parto que ocurre antes de la dilatación cervical completa. La hemorragia transvaginal puede ser secundaria a laceraciones del cuello uterino o de la vagina, la severidad de estas lesiones varía de acuerdo con su extensión, desde una pequeña solución de continuidad en la mucosa hasta un desgarro cervical con extensión a parametrio.
Síntomas
  • Dolor abdominal
  • Dolor a la palpación
  • Pérdida de bienestar fetal
  • Sangrado vaginal, abundante y constante
  • Taquicardia
  • Hipotensión
  • Alteraciones de la frecuencia cardiaca fetal

Fuentes:

Zaragoza-Saavedra. Hemorragia Obstétrica. Rev Mex de Anestesiología. Abril-Junio 2016. Vol. 39. Supl. 1 pp S20-S21.
Azturizaga P, Toledo-Jaldin L. Hemorragia Obstétrica. Rev Med La Paz. 2014. Vol. 20. N. 2.

El manejo adecuado de la hemorragia obstétrica puede prevenir complicaciones graves,
¡Contáctame!